5 minutos con Isona Passola

Disponible en català

Isona Passola

«Todos mis equipos son de alumnos de Blanquerna»

Diálogo entre una estudiante de Comunicación Audiovisual y la profesora de producción cinematográfica, Isona Passola.

por Irene Martínez García

La facultad aún está llena, por los pasillos se oyen a los alumnos hablar justo en el intercambio de clase. Son las siete y media y subo al cuarto piso. He quedado con la profesora Isona Passola, que también espresidenta de la Academia de Cine Catalán,y la fundadora de la productora Massa d’Or.

Sólo tenemos un cuarto de hora así que le preguntaré las cosas más destacadas del cine, a ella que está bien metida y tiene buena experiencia.Hace menos de un mes que hemos dejado atrás losPremios Gaudíy los Premios Goya,así que nada mejor que hacer una pequeña valoración, para empezar, del año cinematográfico en el que nos encontramos.

¿Cómo valoras el resultado del cine este año?
Es un cine que se ha hecho con pocos medios, y por lo tanto ha predominado más la imaginación que unos estándares no tanto de cualidad sino presupuestarios. Es un cine que a nivel europeo es menos competitivo porque se ha hecho con pocos recursos, porque el gobierno central, que es quien debe dar las subvenciones, tiene inactiva la ley de protección, y entre eso, el 21% de IVA y la piratería, pues ha sido un año muy duro. Por lo tanto, exceptuando ‘El niño’, las otras que han quedado ganadoras son películas muy humildes presupuestariamente, que requerían más recursos. Y una cinematografía normal tendría que tener pelis de autor, de alto y de medio presupuesto, y nosotros no lo tenemos. Estos últimos cuatro años han sido como una travesía por el desierto porque han caído las televisiones y el gobierno central ha dejado caer el cine sin protegerlo, como sí hacen en el resto de Europa.
Como estudiante de cine durante estos años en las aulas he podido ver que la mayoría de gente que hay en las clases son chicas, pero que cuando vemos a los directores de cine en los grandes premios o encabezando las grandes películas son hombres. Me pregunto cómo puede ser eso. Nada me inquieta más que saber en qué punto nos encontramos, y por eso he decidido preguntarle a ella, una mujer que está en la presidencia del cine catalán, qué piensa.
¿Cómo ves que haya pocas mujeres que tengan tanto éxito como los hombre en el mundo de la dirección de cine?
Me intriga y me hace ver que no vamos bien. Se tienen que cumplir unas directrices europeas para equilibrar hombres y mujeres, y no hacer falta hacer cuotas porque en esta facultad, por ejemplo, hay muchas mujeres que están capacitadas para estar en la dirección. Es una cosa que hay que revisar, y hace mucho tiempo que lo digo. Creo que si tu me estás haciendo esta pregunta es porque vosotros, como alumnos, también lo veis. La pregunta la has hecho tú, no viene de mi, y eso demuestra como lo ve el resto de gente. A mi no me gusta, me sabe mal y me entristece, porque no me parece justo y a la mayoría de la gente tampoco, y creo que no es bueno para la facultad. La gran mayoría de facultades de humanidades no tienen este problema.

Dejando atrás las valoraciones, pero nunca sin salirnos del camino del cine, me fijo en el futuro. ¿Qué tiene entre manos Isona?Pues ni más ni menos que el proyecto de una prometedora película basada en la novela de Joan Sales que ya ha estado valorada excelentemente a nivel internacional: Incerta Glòria.

Incerta Glòria

¿En que consiste tu nuevo trabajo ‘Incerta Glòria’? ¿En que proceso os encontráis?
Incerta Glòria es una de las novelas más importantes que se han hecho nunca en Cataluña sobre la Guerra Civil. Ahora se ha traducido al inglés y ha sido considerada la mejor traducción del año por The Economist y ha contado con elogiosos reportajes en The Guardian y en Literary Review. Tiene un guión espléndido que estará dirigido por Agustí Villaronga. Lo haremos con el mismo equipo que hicimos ‘Pa negre’. Creo que puede ser una gran película, y estamos muy ilusionados preparándola. Aunque aún nos encontramos en la fase de pre-producción, que siempre es complicada porque es una época muy difícil para encontrar financiación.

El tiempo corre, y ella tiene que volver a clase, así que me doy prisa para poder hacerle la última pregunta, un poco más personal y desde una visión muy docente. Quiero saber qué siente cuando se reúne con sus alumnos del Seminario de adaptación aquí en la facultad.
¿Qué es lo que más te gusta de dar clases aquí?
Me gusta muchísimo dar clases porque siempre pienso que de los alumnos saldrá gente buena, de hecho yo trabajo con muchos alumnos y ex-alumnos de la facultad, todos mis equipos son de alumnos de aquí. Y cuando veo que están por el mundo haciendo cosas que están muy bien y proyectos que son buenos me alegro mucho. Y lo único que quiero es haber contribuido a que esto siga así. Yo doy lo mejor que tengo para que mis alumnos aprendan de mi experiencia, que ha sido muy diversa y que creo que les puede ser útil. Me gusta mucho trasladarles el entusiasmo por el oficio bien hecho con la ilusión de que dé frutos. Personalmente, ¡son fantásticos los alumnos! Siempre es un feedback, no eres nunca sólo tú el que les enseñas, sino que ellos te plantean preguntas que a ti te obligan a reflexionar sobre tu trabajo y eso es maravilloso.