Haikurts

Disponible en català

HaikurtsFede y Jona, dos de los tres creadores del Festival.

“Internet ha ampliado las fronteras de los cortos”

Fede, Jona y María son los creadores del Festival de cine Haikurts, que este año llega a su tercera edición. Los tres se graduaron en nuestra Facultad hace un par de años, y ahora disfrutan de una de sus pasiones haciéndola un reto.

Por Irene Martínez García

¿Qué es el Festival Haikurts?
Es un festival que adapta la métrica de la poesía haiku, que es un poema de tres versos: el primero de cinco silabas, el segundo de siete, y el tercero de cinco.

La conversión que hace el festival es la de un micrometraje que tiene tres planos: el primero de cinco segundos, el segundo de siete y el tercero de cinco segundos. No profundizamos demasiado en la teoría haiku, intentamos occidentalizarlo lo máximo posible. Al final lo que buscamos es hacer un ejercicio de cine y no de poesía.

Haikurts básicamente intenta animar a la gente a rodar, porque al ser un formato breve y con unas normas tan sencillas, pero que a la vez generan un reto, lo que nosotros queremos es que la gente coja la cámara, que grabe con cierta calidad y después se pueda proyectar bien, y se lance a hacer su primer corto, si es el caso, o que exprima al máximo este reto en un formato diferente.

¿Cómo surgió la idea de crear el festival?
Yo, Fede, cuando estaba en tercero de carrera descubrí el Haiku y me pareció muy curioso como los japoneses son capaces de explicar tantas cosas en tan poco tiempo. Entonces se me ocurrió esa equivalencia entre el verso y el plano, y la silaba y el segundo, para hacer este formato haikurt. Lo fui comentando con los compañeros de clase y cuando hablé con Jona y María decidimos montar un festival donde a la gente se le exigiera explicar una cosa con estas normas: en 17 segundos poder articular una narración y que realmente sorprendiera.

En un principio se quería formular entre los que nos conocemos y nos dedicamos, una cosa de amigos, pero pensamos en la Facultad y el hecho de llevarlo a más gente que también le guste este mundo i se apunte a hacer cosas así.

En nuestro paso por la facultad veíamos que había una escasez de ejercicios prácticos, cosa que ahora a cambiado positivamente, y este festival se planteaba como un espacio donde la gente que le pasaba como a nosotros tuviera una meta, que después de rodar un fin de semana un corto tuvieran un objetivo sobre este trabajo. Aquí es donde vimos que la Facultad era como el centro de operaciones clave para comenzar con esto y es cuando se lo propusimos.

¿Cómo se finanza un festival como el vuestro?
Teniendo mucho morro y poco a perder. Es un festival que nace muy humilmente, de hecho empezamos sin querer llegar a ser un festival. Como la primera edición funcionó, pues decidimos montarlo bien para seguir adelante.

La primera vez lo hicimos sin un euro. Con mucho voluntariado, patrocinadores y con la faculta que nos daba el espacio y parte de la comunicación. Íbamos a las empresas y les presentábamos el proyecto para que, si les interesaba, nos diesen regalos, etc, que para ellos significa un coste mínimo. Por ejemplo. Filmin y los cines Renoir y Mélies participaron donando regalos como entradas de cine o subscripciones a sus paginas, y eso les interesa porque es un público al que cuesta mucho llegar, y a ellos no les genera un gran gasto.
En la segunda edición ganamos un premio de Movistar sobre producción de festivales y tuvimos muchos más recursos, porque pusieron dinero, la comunicación fue infinitamente más grande, y pudimos hacer un festival con cara y ojos. Ahora, en la tercera edición, no tenemos esta empresa, pero tenemos otros patrocinadores, que como en la primera edición, nos liberan de gastos.

¿Con que problemas os habéis encontrados para tirar hacia delante el festival?
Una cosa que nos hizo coger miedo fue el momento de estar patrocinados por Movistar en la segunda edición. No queríamos que nuestro festival estuviera asociado a una marca, y por eso tuvimos que hacer la patente de la marca y el logotipo. Pero no hemos podido patentar la idea, porque es demasiado abstracta i no hemos encontrado la formula idónea para hacerlo.

Otro problema fue el de contactar al principio de todo con las empresas, cuesta mucho que te reciban. Te preguntan muchas referencias y nosotros empezábamos sin nada, más allá de la idea. Tuvimos que explicarnos muy bien y reunirnos con ellos para convencerlos. El no ya lo tienes, así que se ha de probar, pero siempre haciéndolo bien. Si fallas una vez no tendrás más oportunidades.

Ahora, en cambio, es más fácil porque tenemos datos, videos, etc, para mostrar y hacer ver que estar como patrocinador en nuestro festival vale la pena.

¿Creéis que el ámbito de los cortometrajes está infravalorado o poco reconocido?
Es un sector que esta sumergido. Esta claro que a todo el mundo le gustaría hacer un largometraje y que muy poca gente vive del corto.

Pero las fronteras donde se situaban los cortos se han visto ampliadas con internet y los nuevos lenguajes del audiovisual; ahora puedes ser youtuber y ganarte la vida así. La meta del corto no es estrenarlo en una sala de cine.

Lo que quizá sí ha pasado es que se ha estancado en un formato que se sitúa solo para estudiantes o gente que quiere empezar. Cuesta menos dinero y te puede abrir puertas como carta de presentación.

¿Cuál es el proceso de selección que seguís para escoger a los mejores?
Hacemos una selección de los 100 que creemos que pasan un control de calidad mínimo. Es decir, el año pasa por ejemplo, llegaron 150 y escogimos 100 porque es un número redondo y por tiempo calculamos que son unos 28 minutos en total. No queremos que la gala sea muy pesada, y entre un poco de show, la votación del público, las proyecciones, la entrega de premios y todo, la gala acaba durando 2-3 horas, que es, para nosotros, lo que ha de durar una gala con ritmo.

También pusimos esta cifra porque si envían muchos, no podemos darle al jurado, que son siempre tres personas externas y voluntarias, tanto trabajo. Ellos son los que toman la decisión final de decidir los ganadores de cada categoría.

Decidme un consejo para los estudiantes.
Que no se estanquen en nada. El mundo de los festivales es muy interesante y conoces a un montón de gente que después te puede servir para hacer los cortos o largos que tu quieras hacer. Hay que acogerse a todas las oportunidades que tengas e invertir mucho tu tiempo.

También que rueden mucho, que prueben y se equivoquen, que rectifiquen y sigan rodando. Y por último, tener mucho en cuenta a la Facultad y los profesores, que te dan todas las facilidades posibles y que están igual de interesados que tu en que se hagan proyectos audiovisuales. Es la primera puerta a donde tocar para empezar.