Dinosaurios

Disponible en català

“Sitges te da el prestigio de haber ganado y el reconocimiento al trabajo bien hecho”

Por Irene Martínez García

Dinosaurios-entrevistaSon jóvenes, con una carrera de cine por delante y sobre todo con muchísima ilusión por emprender nuevos proyectos. Amanda y Joaquim son los realizadores del cortometraje documental ‘Dinosaurios’, juntamente con Silvia y Francesc.

Hoy me he reunido con ellos para hablar un rato y que me expliquen cómo fue todo el proceso de creación de este trabajo, que empezó ganando el premio al Mejor Guión de Nueva Autoría en Sitgeshace unos meses, y que puede que pronto recoja más en Lanzarote y Andorra.

¿Cómo surgió Dinosaurios?
Todo comenzó en el seminario de Oriol Gispert de documental, y en principio tenía que ser un documental sobre los sitios abandonados y en concreto los ‘urban explorers’ que son gente que se dedica a visitar sitios abandonados, hacen fotos, etc. Y tienen unas normas, como no poder llevarse nada de estos sitios o no revelar dónde están.

La idea era hacer esto, porque nos parecía muy interesante. Pero haciendo la búsqueda vimos que ya había otras cosas hechas sobre este tema. Entonces, viendo ésto, y en el momento de hacer las entrevistas a estos exploradores, descubrimos que todos coincidían en que lo que más les impactaba al visitar estos lugares era tener la sensación de encontrarse con un futuro apocalíptico, donde no había humanos.

En base a esto nos dimos cuenta que preferíamos trasladar estas emociones que hacer el típico documental. A partir de aquí creamos esta pieza, que es una mezcla entre un documental y una ficción experimental. Aunque el trabajo precio es totalmente de documental.

Dinosaurios-equip1

¿Fue complicado rodarlo?
Al principio un poco porque tuvimos que buscar muchos lugares abandonados por internet, cosa muy complicada, hasta que uno de los entrevistados nos dijo alguno – y se salto las normas.

En uno de los que fuimos nos encontramos que lo estaban tapiando y tuvimos que negociar con los obreros que nos dejaran un poco de tiempo para grabar hasta que pusieran la última piedra. Y ponían alarmas y todo, porque son sitios un poco peligrosos ya que a veces estaban en mal estado y se podían derrumbar.

De hecho, en el sitio donde estaban los obreros en septiembre se había caído un trozo de techo y una chica se rompió la pierna. Esto le donaba un rollo especial… Pero no nos la jugábamos demasiado por si a caso! En referencia al rodaje en si, no fue extremadamente complicado.

¿Cómo fue la experiencia en Sitges? ¿Y recibir la noticia de que erais finalistas y premiados?
Fue muy guai!!! Sólo el hecho de estar nominados ya era una recompensa, no sólo por el reconocimiento, sino porque es un festival que nos gusta y al que vamos cada año a ver pelis, y ver que tu trabajo esta allí proyectado en una pantalla de cine, con todo de espectadores y recibir su reacción, y después que ganáramos el premio fue espectacular!
¿Qué reacción esperabais del público?
Como era muy experimental no sabíamos como iba a reaccionar la gente. Pero en general gustó bastante, Hay gente que no la entiende mucho y otra que sí… jaja Al día siguiente se publicó una crítica de un hombre que la había visto allí y era bastante buena! A demás, nos dieron el premio, así que el balance es positivo no? (entre risas).
¿Cuál creéis que es el secreto del éxito de vuestro corto?
Que es diferente a los demás. No es un documental ni una ficción clásica. Sobre todo cuando le ponen la etiqueta de documental dentro de los festivales rompe mucho con los otros, porque tiene una parte ficcionada, no hay declaraciones, etc. Y trata un tema de forma documental pero con una forma más poética, y eso le da un toque diferente y abstracto.
¿Os ha abierto puertas en el mundo profesional?
Que te den el premio en Sitges te abre las puertas a otros festivales, ya que se fijan más. Por una parte es el prestigio de haber ganado en un festival como este, y por otra, el reconocimiento al trabajo bien hecho.

Y de cara a hacer un nuevo proyecto, pues como carta de presentación genera más confianza a un posible inversor o a una productora cuando les presentamos un proyecto nuevo que quieres hacer.

¿Como equipo, tenéis proyectos de futuro?
Como grupo, Amanda y Joaquim con dos alumnos más de la facultad, después de acabar Dinosaurios, creamos una pequeña productora para hacer ficciones y cositas propias, dando salida a nuestras ideas sin tener que seguir ningún patrón o normas de alguien.
Volviendo al mundo laboral... ¿Qué nos podemos encontrar?
A ver, no es fácil. Tienes que trabajar muchísimo. Es más fácil crear tu mismo el trabajo, que ir a buscarlo. Por eso nosotros también hemos optado por trabajar por nuestra cuenta, ya que al ser jóvenes y acabar de salir pues es complicado que te den confianza 100% como guionista, por ejemplo. Si haces por tu cuenta pues vas adquiriendo experiencia con la cámara, rodajes, haciendo más guiones…. Y después tienes más recursos para presentar.
¿Qué es lo mejor y lo peor con lo que se encuentra un alumno de cine cuando acaba?
Lo peor es que hay mucha competencia y que el alumno tiene poca práctica de realización de cortos, porque nuestra universidad es más teórica y quizá le falta más habilidad en la parte de filmar, iluminar o rodar, por ejemplo.

Por otro lado, tienes una preparación más sólida cuando sales en lo que se refiere a hacer dossiers de ventas o de encarar un proyecto de la que pueden tener otros estudiantes que no son de aquí.
Es una balanza con la que te encuentras cuando sales, que como bien dices tiene pros y contras, pero quizá debería equilibrarse.

¿Qué consejo le daríais a todos aquellos que ahora empiezan con sus primeros proyectos?
Ser más proactivo e intentar hacer más cosas por tu cuenta, practicar mucho. A veces, a los alumnos nos falta esa parte de iniciativa propia para hacer más cosas. Poner en práctica toda la teoría que aprendes aquí, porque en los rodajes es cuando ves si las cosas funcionan o no, y qué hace falta mejorar.